Cuando el talento tiene edad: mayores de 50 años

Cuando el talento tiene edad: mayores de 50 años

Hace ya algún tiempo las sociedades se organizaban en torno a las personas de edad. Estas personas proporcionaban sabiduría para poder sobrevivir y progresar. Eran respetadas por todo el grupo. Representaban la memoria de la comunidad.

En la sociedad medieval, los antiguos gremios organizaban jerárquicamente la división del trabajo en torno al aprendiz, el oficial y el maestro. La figura del aprendiz encarnaba el inicio de la etapa laboral, el primer peldaño para ir subiendo, poco a poco, en el conocimiento del oficio que aprendía de oficiales y maestros.

Uno de los factores que ayudó a prolongar la vida laboral de los artesanos fue el descubrimiento de las gafas. A partir de los cuarenta años, por motivos biológicos, el ojo humano tiene dificultad para enfocar los objetos cercanos. Gracias a los anteojos los artesanos que realizaban un trabajo cualificado, especialmente los que se ocupaban de tareas de mayor precisión, pudieron continuar su oficio en lo que se consideraba sus mejores años de vida laboral. Aún está por valorar cuál fue el impacto económico para Europa de este hecho.

La revolución industrial significó una profunda transformación de los sistemas y la estructura de trabajo de la época anterior. Es el paso del trabajo del taller artesano a las grandes fábricas. En la nueva economía fabril, la experiencia siguió siendo valorada porque se entendía que era proporcional a la productividad.

En los años 90 del siglo XX se produce un nuevo cambio en el mercado laboral y se refuerza la cultura de la juventud, de los “jóvenes aunque sobradamente preparados” como nos mostraba la publicidad de una conocida marca de coches. Desde entonces, el mercado laboral ha cambiado considerablemente. Las dificultades para encontrar trabajo alcanzan por igual a jóvenes y a mayores, si bien es cierto que a la hora de descartar un currículum, el factor edad pasa a ser decisivo.

Muchos de mis amig@s, excelentes profesionales, son personas de más de 50 y más de 60 años. De ellos aprendo cada día, me aportan conocimiento, experiencia, sabiduría y me acercan a una sociedad que ha quedado atrás pero de la que hemos heredado lo que somos hoy en día. Quizá no saben de tecnología, ni de redes sociales, pero su mirada sobre la vida es muy lúcida.

Cristóbal Colón, fundador de La Fageda, en una comida con jóvenes emprendedores explicaba cómo había creado su empresa, las dificultades que tuvo que superar pero, sobre todo, aportaba una experiencia vital única, de gran valor para estos futuros emprendedores.

La edad no debería pesar en el currículum como una carga. Algunos de estos amig@s que han sido prejubilados son llamados a la empresa para impartir clases a los más jóvenes, a la manera de los antiguos maestros gremiales. La figura de los mentores, tan en alza hoy en día, también necesita de las personas con experiencia. Son dos claros ejemplos de situaciones en donde la edad se convierte en un plus.

Creo que la edad es una actitud, una forma de enfrentarse a la vida. Con la formación adecuada las personas que han salido del mercado laboral por su edad pueden reincorporarse y aportar todo su bagaje profesional en una nueva empresa.

Internet y la sociedad del conocimiento se abren paso en el mercado laboral actual. Los reclutadores acuden, cada vez más, a los medios sociales para buscar a sus candidatos. Pero no olvidemos que para llegar al entorno digital, al 2.0 hace falta un sólido 1.0 y muchas personas mayores de 50 años lo tienen, es cuestión de sacarlo a la luz y mostrar todo lo que pueden hacer, el valor de su trabajo. Sólo necesitan una oportunidad.

Os invito a leer la entrevista a Ricardo Fisas, fundador de la multinacional Natura Bissé, como un ejemplo de potencial, actitud y talento en los mayores de 50 años.

Ricardo-Fisas

Sé que podríamos encontrar muchos más ejemplos ¿Cuál es tu talento?¿Cuál es tu historia?

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]
By | 2017-10-18T20:04:31+00:00 noviembre 28th, 2013|Historia de Empresa, Mercado Laboral|12 Comments

About the Author:

Soy licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Barcelona. En 1990 inicio mi trayectoria profesional en el sector de la difusión cultural y del patrimonio. Interesada en la historia de empresa combino los estudios de documentación histórica con trabajos de consultoría. He trabajado para Letona-Cacaolat, RACC, Grupo Vichy Catalán. Formé parte de la investigación documental para la publicación Parc Zoològic de Barcelona, cent anys d’història (Edicions 62, Barcelona 1992). Soy coautora de los libros: Font de salut: Història del Vichy Catalán, (Edicions 62, Barcelona 1997); Font d’Or, el agua por naturaleza, (editorial Columna, Barcelona 2000) y Malavella, el agua original, (Viena edicions, Barcelona 2004). Autora de Vichy Catalán 125 años de historia (Viena edicions, Barcelona 2009). Colaboro con el Centre d’Estudis de L’Hospitalet de Llobregat (CELH) en estudios de historia local. Comisaria de la exposición “La INDO de l’Hospitalet: memòria gràfica d’una empresa” una selección de 36 imágenes históricas de la empresa de óptica INDO, que se ha podido visitar en el Centre Cultural Santa Eulàlia de l’Hospitalet, del 12 al 24 de noviembre de 2015, y en la Biblioteca Tecla Sala del 2 de febrero al 24 de marzo de 2016. En 2016 he realizado la investigación histórica de Ernesto Ventós S.A. con la publicación del libro conmemorativo de su centenario. En 2017 he publicado el libro conmemorativo del 50 aniversario de la empresa SANJO y el artículo “La indústria òptica més gran d’Espanya era a l’Hospitalet: història de l’empresa INDO (1943-2007)” en el Quaderns d’Estudi núm 31 del Centre d’Estudis de l’Hospitalet.

12 Comments

  1. Montse Tarter 30 noviembre, 2013 at 11:22 - Reply

    Un tema molt candent! Penso que cada edat té les seves coses positives i la societat les hauria de saber trobar i aplicar.

    • Natalia Piernas Gallego 1 diciembre, 2013 at 10:44 - Reply

      Gracias por tu comentario Montse. Es verdad que es un tema que acalora los ánimos. Mi idea con el post es hacer visible una realidad que me preocupa y a la vez, rendir un pequeño homenaje a tantas personas que conozco que están luchando por volver a encontrar un espacio en el mercado laboral.
      Saludos.

  2. angels 1 diciembre, 2013 at 8:39 - Reply

    Enhorabuena Natalia por tus gestiones, saludos Ângels

  3. Isabel Lerin 1 diciembre, 2013 at 19:19 - Reply

    Si Natalia, totalmente de acuerdo con lo que dices. No hay mas que ver la media de edad de los muchísimos voluntarios que en la actualidad sostienen y dinamizan nuestra sociedad. Cuando salgamos de esta situación, ellos habrán tenido mucho que ver .
    Gran trabajo, como siempre…

    • Natalia Piernas Gallego 2 diciembre, 2013 at 7:19 - Reply

      Gracias Isabel por tu comentario. Cuando escribía el post no estaba pensando en las labores de voluntariado que realizan tantas personas, muchos de ellos mayores de 50 años, que como bien comentas, son imprescindibles para nuestra sociedad.
      Un abrazo.

  4. Nuria Pifarré 3 diciembre, 2013 at 9:01 - Reply

    Interesante post. De hecho, si no me equivoco, Senado viene de Senator, gente mayor cuyas opiniones se convertían en leyes.

  5. Mercedes HVdP (@MyKLogica) 8 diciembre, 2013 at 15:30 - Reply

    100% de acuerdo con lo que expones (además de lo interesante del artículo), aunque matizaría … edad habiendo aprendido, con buena experiencia (no es lo mismo 30 años de experiencia, que 1 año repetido 30 veces) … entonces, así la edad es un plus (aunque soy de las que piensan que todas las edades lo son, dependerá de para qué o la experiencia que necesitemos) …

    Lo dicho, Natalia, felicidades 🙂

    • Natalia Piernas Gallego 10 diciembre, 2013 at 8:22 - Reply

      Muchas gracias Mercedes por tu comentario. Es cierto que no todo el mundo realiza y desarrolla un buen aprendizaje en su trabajo y que todas las edades tienen su experiencia. Pero, la verdad, me inquieta ver la pérdida de talento en las empresas en relación a los mayores de 50 años. Por mi trabajo he hablado con muchos de ellos, y tienen todavía un largo recorrido por delante y mucho que aportar.
      Creo es un buen momento para hacer cosas. Mayores de 50 que han perdido su trabajo se están redefiniendo profesionalmente, realizan labores de voluntariado, se organizan para defender su colectivo y siguen en activo.
      Un abrazo.

  6. Carmen 10 enero, 2014 at 12:17 - Reply

    Por fin leo algo, respecto a este tema, que merece la pena, planteado con un respeto absoluto. Cierto es que la edad te resta algo de energía física pero no conlleva perder energía psiquica, ni mucho menos actitud para seguir siendo válido. Tengo 57 años, me encanta trabajar y además intento aprender del mundo 2.0 para no quedarme obsoleta. Tengo twitter, facebok y me encantan las redes soluciones. Gracias por el post

    • Natalia Piernas Gallego 12 enero, 2014 at 10:31 - Reply

      Muchas gracias Carmen por tu comentario. Me alegro de que te haya gustado el contenido del post. Es un placer encontrar personas que disfrutan con su trabajo y mantienen un espíritu activo de aprendizaje. Un saludo.

Leave A Comment