La brecha salarial de género: una historia que continúa

La brecha salarial de género: una historia que continúa

En ningún otro momento de la historia las mujeres han estado más formadas, más preparadas, y sin embargo, la brecha salarial de género continúa. Una realidad difícil de aceptar en 2015, cuando según los datos, la brecha salarial de género en España ha aumentado en los últimos años. Parece que todavía queda mucho camino por recorrer.

Hay dos fechas en el calendario que dan mucho que pensar:

El 22 de febrero se celebra, desde 2011, el Día Europeo de la Igualdad Salarial con el objetivo de concienciar y sensibilizar sobre la persistencia de la brecha salarial de género. En promedio, las mujeres europeas tienen que trabajar mucho más tiempo para ganar lo mismo que los hombres.

El  8 de marzo se conmemora el  Día Internacional de la Mujer. Jornada reivindicativa desde 1910 por la plena igualdad de la mujer.

Las dos fechas vinieron a mi mente cuando visité la exposición del Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña (mNACTEC) : La dona al món industrial (la mujer en el mundo industrial). La exposición muestra las condiciones de vida y de trabajo de la mujer en los siglos XVIII a la primera mitad del XX en Cataluña. Enfocada desde diferentes ámbitos temáticos: operarias; discriminación; esposas y madres; movilizaciones femeninas; emprendedoras y empresarias ofrece un recorrido histórico por la situación de la mujer en el mundo industrial.

La exposición resalta la importancia de la mujer en el proceso de industrialización. Mano de obra destacada en el sector textil, donde el número de mujeres que trabajaban en las fábricas era sensiblemente superior al de los hombres, también tuvieron un papel importante, entre otros sectores, en la industria del corcho, el papel, la minería, y en las colonias industriales.

brecha salarial de género

Entrada a la exposición itinerante “La mujer en el mundo industrial”

Los datos no pueden ser más reveladores: Las mujeres han trabajado siempre. Antes de su incorporación al mundo industrial realizaban trabajos en casa, especialmente en el sector del textil y trabajaban en el campo. Su papel, aunque no reconocido y silenciado durante décadas, ha sido fundamental para sustentar la economía familiar.

La división del trabajo por sexos, característica de la etapa industrial, supone para la mujer una menor consideración por su trabajo y recibir menor sueldo. Aunque realizaran el mismo trabajo, su cualificación se consideraba de valor inferior y su labor complementaria.

brecha salarial de género

Uno de los plafones de la exposición

No puedo evitar una sensación de tristeza al acabar el recorrido de la exposición, a pesar de valorar el difícil camino recorrido hasta nuestra época y de encontrarme frente a las imágenes de éxito de empresarias. Muchas cosas han cambiado en los últimos dos siglos, y sin embargo, la brecha salarial de género no disminuye. Ahora ya estamos formadas, preparadas, tenemos talento, somos emprendedoras, empresarias, investigadoras, científicas… podemos afrontar nuevos retos profesionales pero no hay ninguna razón objetiva para no cobrar por el mismo trabajo igual sueldo que nuestros compañeros. Resulta curioso que en la sociedad del conocimiento tampoco estemos encontrando, por el momento, la igualdad salarial.

 

By | 2017-10-18T20:04:24+00:00 marzo 13th, 2015|Mercado Laboral|4 Comments

About the Author:

Soy licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Barcelona. En 1990 inicio mi trayectoria profesional en el sector de la difusión cultural y del patrimonio. Interesada en la historia de empresa combino los estudios de documentación histórica con trabajos de consultoría. He trabajado para Letona-Cacaolat, RACC, Grupo Vichy Catalán. Formé parte de la investigación documental para la publicación Parc Zoològic de Barcelona, cent anys d’història (Edicions 62, Barcelona 1992). Soy coautora de los libros: Font de salut: Història del Vichy Catalán, (Edicions 62, Barcelona 1997); Font d’Or, el agua por naturaleza, (editorial Columna, Barcelona 2000) y Malavella, el agua original, (Viena edicions, Barcelona 2004). Autora de Vichy Catalán 125 años de historia (Viena edicions, Barcelona 2009). Colaboro con el Centre d’Estudis de L’Hospitalet de Llobregat (CELH) en estudios de historia local. Comisaria de la exposición “La INDO de l’Hospitalet: memòria gràfica d’una empresa” una selección de 36 imágenes históricas de la empresa de óptica INDO, que se ha podido visitar en el Centre Cultural Santa Eulàlia de l’Hospitalet, del 12 al 24 de noviembre de 2015, y en la Biblioteca Tecla Sala del 2 de febrero al 24 de marzo de 2016. En 2016 he realizado la investigación histórica de Ernesto Ventós S.A. con la publicación del libro conmemorativo de su centenario. En 2017 he publicado el libro conmemorativo del 50 aniversario de la empresa SANJO y el artículo “La indústria òptica més gran d’Espanya era a l’Hospitalet: història de l’empresa INDO (1943-2007)” en el Quaderns d’Estudi núm 31 del Centre d’Estudis de l’Hospitalet.

4 Comments

  1. Isabel Lerin 15 marzo, 2015 at 20:25 - Reply

    Tras la lectura de tu estupendo artículo, comparto contigo la tristeza.
    Me pregunto: ¿Dónde están los compañeros?
    Interpreto que “compañero” es quien acompaña en el mismo camino vital, con el mismo objetivo aunque con pertrechos distintos, es decir, respetando las diferencias propias de nuestros géneros, las diferentes sensibilidades, enfoques y capacidades que nos caracterizan.
    En otro orden de cosas, pienso que los hombres tienen una revolución pendiente. Necesitan descubrir un nuevo modo de ser hombre, es decir, cambiar modelos, comportamientos y renunciar a sus privilegios para construir relaciones de igualdad.
    Hay voces que se elevan en este sentido, aunque personalmente no confío demasiado.
    Tod@s conocemos discursos públicos que no se ajustan a la “militancia” en privado.
    Desde el inicio de la humanidad nos sobran tíos y nos faltan hombres

    • Natalia Piernas Gallego 16 marzo, 2015 at 17:03 - Reply

      Gracias Isabel por tus reflexiones!
      El tema es muy complejo. Hace falta más concienciación y sensibilización hace las diferencias de género en el mercado laboral y cambios reales para que a igual formación y capacidad podamos estar en el lugar que nos corresponde y cobrar igual que los hombres. Empecemos por reducir la brecha salarial de género que ha aumentado en los años de crisis económica.
      Un abrazo!

  2. Montse 29 marzo, 2015 at 11:30 - Reply

    Sí que és complexe, sí. Jo també sento tristesa pel fet que no s’hagi avançat gens en aquest camp.
    Pel que fa als dies de…, jo no hi crec gens. Penso que és la manera en que les institucions “fan veure” que fan alguna cosa, però no serveixen per a res. Només hi participen els que ja estan concienciats.
    Bona feina, Natàlia.

    • Natalia Piernas Gallego 30 marzo, 2015 at 7:46 - Reply

      Muchas gracias por tu comentario, Montse!
      Sí que hemos avanzado en todos estos años, pero todavía no alcazamos la igualdad. Ahora ya no existen argumentaciones válidas para explicarnos el por qué. Las políticas de igualdad están ahí, pero en la práctica los datos nos confirman lo que ya sabemos, que la brecha salarial de género ha aumentado.
      Un abrazo.

Leave A Comment