Modest Furest, emprender en el siglo XIX

Modest Furest, emprender en el siglo XIX

Sí, el título es correcto, nos remontamos a la época en que nace la fotografía, las ciudades comienzan a expandirse más allá de las murallas medievales y se instala el primer alumbrado público eléctrico en España.

A finales del siglo XIX, el joven Modest Furest (Sant Pol de Mar 1852 – Calella 1939), médico en la ciudad de Girona, compagina su actividad profesional con la inquietud emprendedora.

Furest se desplazaba a los pueblos vecinos para ejercer su profesión y en una de sus visitas a la pequeña población de Caldas de Malavella (Girona), conocida por sus aguas termales desde la época romana, descubre la existencia de unas aguas a las que los animales acuden a beber y a curar sus enfermedades, según le explican los propios habitantes de la población. Furest compra en 1880 el terreno de donde brotan las aguas y realiza todos los análisis oportunos para conocer las características de las mismas.Convencido de la extraordinaria calidad del producto, no duda en llevar adelante su proyecto: comercializar las aguas mineromedicinales y construir un establecimiento balneario. En aquella época, embotellar agua era una auténtica locura, sólo imaginado por visionarios como él.

Al igual que los emprendedores de hoy en día, se encontró con la dificultad de cómo financiar su proyecto. Naturalmente, acudió a su familia en busca de apoyo. Su mujer, Mercè Tapis, poseía un negocio familiar en Girona. Con ella constituye una sociedad comanditaria para iniciar la comercialización de las aguas. Todo el proceso se realiza manualmente en un pequeño edificio habilitado para el embotellado. El proyecto era de tal envergadura que pronto se quedaría parado por falta de dinero.

Embotellado antiguo Vichy Catalán

Embotellado de Vichy Catalán (finales siglo XIX)

A pesar de los escasos ingresos para continuar las obras, siguieron adelante y poco a poco, gracias a la fama de las aguas, la labor incansable de difusión realizada por el doctor Furest y a la contínua afluencia de clientes, se consiguió levantar el balneario en diferentes etapas hasta llegar a construir, en 1904, el Gran Hotel Balneario Vichy Catalán. La constitución de la Sociedad Anónima Vichy Catalán supuso el impulso definitivo para acabar las obras. A partir de aquí, Furest se iría desligando de la gestión de la empresa y podría dedicarse a nuevos proyectos que no dejaron de sucederse a lo largo de su vida.

Balneario Vichy Catalán

Imagen del Hotel Balneario Vichy Catalán publicada en El Eco de Sitges (22/07/1900)

¿Cuáles fueron las claves del éxito de la empresa?

1.- Contar con un producto de gran calidad: cuando Modest Furest hizo analizar las aguas y descubrió que tal como creía, su calidad era comparable a la de las mejores aguas europeas, no dudó en la necesidad de llevar adelante su empresa para mejorar la salud y el bienestar de sus pacientes.

2.- El carácter emprendedor de Modest Furest. Conocido por ser un hombre curioso e inquieto, contaba con aquellas cualidades que asociamos a la figura del emprendedor: pasión por su trabajo, motivación,confianza, constancia, compromiso y tenía una misión, visión y valores claramente definidos. Desde un primer momento, mucho antes de que se construyera una sola piedra de lo que será el Gran Balneario Vichy Catalán, Furest redactó la memoria económica del proyecto dispuesto a que el establecimiento termal estuviera al nivel de los grandes balnearios europeos.

3.- Rodearse de las figuras científicas más prestigiosas del momento: Frederic Trèmols i Borrell, que realiza el estudio químico de las aguas; Lluís Marià Vidal, el estudio geológico; Joan Giné y Partagás, el estudio clínico; también Rafael Rodríguez Méndez, Salvador Mas Ministral y Bartolomeu Robert, destacados médicos de la época le ofrecen su apoyo.

4.- La acertada comercialización del producto en el ámbito local, estatal e internacional: la estratégica ubicación de la villa de Caldas junto a la línea férrea permitió que el ferrocarril se convirtiera en el medio ideal para distribuir las botellas de Vichy Catalán a lo largo de la geografía catalana y española.

5.- La adecuada estrategia de comunicación: los primeros anuncios en prensa aparecen en 1890. Las aguas fueron presentadas y premiadas en los certámenes internacionales más prestigiosos de finales del siglo XIX y principios del XX. Los propios clientes y el colectivo médico, a través de sus escritos, eran los mejores prescriptores de la marca. Embotellar el agua mineromedicinal fue una respuesta a la necesidad de los agüistas de continuar el tratamiento terapéutico en casa.

Anuncio publicado en la portada de La Vanguardia (03/01/1890)

6.- La innovación: más allá de la medicina tradicional, Furest estaba interesado en las nuevas corrientes de la medicina europea de la época como la homeopatía, el higienismo y la hidroterapia.  Además, patentó diferentes alimentos concentrados, así como un sistema de tapado de las botellas para no perder el anhídrido carbónico. Su labor intelectual fue muy prolífica, escribió diferentes libros sobre medicina, editó una revista sobre el alimento compuesto y la revista del Balneario.

7.- El ascenso de la burguesía, como clase social que buscaba diferenciarse de la aristocracia. En los balnearios, la nueva clase burguesa encuentra el remedio a sus dolencias y una forma de veraneo que le permetía “conectar” con personas de su misma condición e intereses.

8.- El impulso económico de los indianos: emigrantes españoles que regresaron de “hacer las Américas”. Algunos volvieron a casa con grandes fortunas y decidieron invertir en la construcción de lujosas residencias, la creación de empresas y en obra social. Furest, que buscaba financiación porque su balneario se había quedado pequeño ante la gran cantidad de bañistas que acudían cada año a la temporada del  balneario, encontró en cinco indianos, que habían sido directores de importantes firmas comerciales en Cuba, la aportación de capital necesario para dar el impulso definitivo a su obra.

¿Cuáles serían las claves del éxito del emprendedor del siglo XXI?

 [/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

By | 2017-10-18T20:04:32+00:00 noviembre 14th, 2013|Historia de Empresa|2 Comments

About the Author:

Soy licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Barcelona. En 1990 inicio mi trayectoria profesional en el sector de la difusión cultural y del patrimonio. Interesada en la historia de empresa combino los estudios de documentación histórica con trabajos de consultoría. He trabajado para Letona-Cacaolat, RACC, Grupo Vichy Catalán. Formé parte de la investigación documental para la publicación Parc Zoològic de Barcelona, cent anys d’història (Edicions 62, Barcelona 1992). Soy coautora de los libros: Font de salut: Història del Vichy Catalán, (Edicions 62, Barcelona 1997); Font d’Or, el agua por naturaleza, (editorial Columna, Barcelona 2000) y Malavella, el agua original, (Viena edicions, Barcelona 2004). Autora de Vichy Catalán 125 años de historia (Viena edicions, Barcelona 2009). Colaboro con el Centre d’Estudis de L’Hospitalet de Llobregat (CELH) en estudios de historia local. Comisaria de la exposición “La INDO de l’Hospitalet: memòria gràfica d’una empresa” una selección de 36 imágenes históricas de la empresa de óptica INDO, que se ha podido visitar en el Centre Cultural Santa Eulàlia de l’Hospitalet, del 12 al 24 de noviembre de 2015, y en la Biblioteca Tecla Sala del 2 de febrero al 24 de marzo de 2016. En 2016 he realizado la investigación histórica de Ernesto Ventós S.A. con la publicación del libro conmemorativo de su centenario. En 2017 he publicado el libro conmemorativo del 50 aniversario de la empresa SANJO y el artículo “La indústria òptica més gran d’Espanya era a l’Hospitalet: història de l’empresa INDO (1943-2007)” en el Quaderns d’Estudi núm 31 del Centre d’Estudis de l’Hospitalet.

2 Comments

  1. Mercedes HVdP (@MyKLogica) 16 noviembre, 2013 at 14:00 - Reply

    ¡Muy bueno Natalia! ¡Te felicito por el post y por la historia y los factores que lo llevaron a tener éxito. Está claro que hay factores de éxito atemporales!

    Un abrazo y gran fin de semana 🙂

    • Natalia Piernas Gallego 16 noviembre, 2013 at 15:59 - Reply

      ¡Muchas gracias Mercedes!El post es una pequeña parte de la historia de Modest Furest y de Vichy Catalán. Realmente es apasionante descubrir, paso a paso, como un emprendedor en el siglo XIX es capaz de confiar plenamente en la viabilidad de su proyecto y seguir adelante (pasaron casi diez años hasta que el Balneario estuvo terminado) a pesar de las dificultades.
      ¡Me alegro de que te haya gustado!
      Un abrazo y buen fin de semana para ti también 🙂

Leave A Comment