A pesar de que ya han pasado seis años desde que empezamos a notar los efectos de la crisis económica en nuestro país y de que se considere que hemos tocado fondo, y por consiguiente, empezamos a salir del túnel, en lo que se refiere al mercado laboral, las cifras siguen siendo poco optimistas.

Más allá de los brotes verdes de la versión oficial del gobierno, lo cierto es que el paro de larga duración se ha instaurado en nuestra sociedad.

Una de las opciones para no quedarse esperando a que se acabe la crisis y “vuelva el trabajo” (algunos todavía no se han dado cuenta de que nada va a ser igual que antes)  es tomar las riendas de tu desarrollo profesional y llevar adelante tu propio proyecto de búsqueda de trabajo.

En este contexto, hay un aspecto que ha cambiado en la búsqueda de empleo en relación a como se realizaba anteriormente. Además de desarrollar y potenciar tu agenda de contactos, empieza a existir una clara conciencia de que si queremos aumentar nuestras posibilidades de éxito en la búsqueda de empleo necesitamos conocer qué son las redes sociales y cómo movernos en ellas para buscar trabajo.

Y hablamos de algo que va más allá de ser nativos digitales, tener perfil en Facebook, Twitter, Instagram o pasarnos buena parte del tiempo con la vista clavada en el “smartphone”. Nos referimos a desarrollar las competencias digitales adecuadas para la búsqueda de empleo y de un autoconocimiento profundo de quiénes somos.

Es difícil ofrecer un buen perfil, tener una buena presencia en redes sociales, si no has realizado un profundo chequeo de quién eres tú, cuál ha sido tu trayectoria profesional y vital, en qué momento de tu vida te encuentras, de dónde has partido y adónde quieres llegar. Parece que sean cuestiones sencillas, pero no nos engañemos, una buena parte de las personas nunca se ha parado a reflexionar sobre estos temas, especialmente si llevas más de 20 años en el mismo trabajo. Cuando lo haces puedes encontrar aspectos de ti mismo que no te gusten, que podrías cambiar, mejorar, entre otras cosas porque aunque realices el mismo trabajo durante años, o te muevas en el mismo sector profesional, tú ya no eres la misma persona. Y los cambios, si decides llevarlos a cabo, se realizan paso a paso, necesitan su tiempo, constancia y un elevado grado de compromiso.

Buscar trabajo en internetEstas reflexiones las tenía a propósito de hablar con una buena amiga. Después de un tiempo de utilizar las redes sociales había empezado a vislumbrar, por fin, no solo como la estaban ayudando en su desarrollo profesional para la búsqueda de trabajo, sino el sentido que tenía todo lo que había realizado hasta ahora. Había empezado en las redes sociales (Linkedin) porque la habíamos animado a ello en base a sus circunstancias personales: había realizado un giro profesional en su vida, necesitaba reciclarse, recibir formación continuada y desarrollar competencias digitales.

Únicamente en el momento en que su desarrollo personal y profesional le aportó conocimiento y confianza en ella misma fue capaz de utilizar las redes sociales en todo su potencial.

Cuando la veo ahora, casi no la reconozco. El salto que ha dado en su desarrollo profesional es enorme. Y esto se refleja en el uso que hace de las redes y en cómo es capaz de buscar sus propios proyectos de trabajo. También ha dado un paso más, de hecho es un gran paso, escribir sus propios artículos (hasta ahora solo seguía lo que decían otras personas) porque se ha dado cuenta de que a la gente le gusta escuchar lo que dice y la animan a compartirlo. Le asusta un poco la vulnerabilidad que tienes cuando escribes en la red, pero lo superará, porque se siente bien, segura de sí misma, caminando y escuchando el ruido de sus pasos.

Como ella, otras personas pueden desarrollar su proyecto de búsqueda de trabajo a través de las redes sociales. Más allá de mostrar nuestra mejor cara en las diferentes redes, utilizando las palabras clave que se corresponden con las que buscan los posibles reclutadores o empresas, hay que tener claro que detrás del perfil en internet debe existir la persona, una persona que se conoce a sí misma, sabe cuáles son sus objetivos, fortalezas, valores, retos y puede comunicarlos y sostenerlos cuando por fin llega a una entrevista de trabajo.

¿Estás buscando trabajo a través de las redes sociales?