Fabra i Coats: recuperación del patrimonio industrial

Fabra i Coats: recuperación del patrimonio industrial

Me gusta pasear por Barcelona, descubrir nuevos rincones, fotografiar la ciudad en busca de pequeños detalles, detenerme para contemplar arquitecturas que forman parte de la historia.

Volví a recorrer Sant Andreu a finales de julio (puedes vivir en una ciudad y dejar de pasar por un barrio durante años), el paisaje urbano había cambiado notablemente, aunque se conservan edificios históricos del que fuera el antiguo municipio de Sant Andreu del Palomar.

El impresionante recinto de la Fabra i Coats nos recuerda el pasado industrial del barrio. Sus orígenes se remontan a 1839, si bien es en 1903 cuando se constituye en Barcelona La Compañía Anónima Hilaturas de Fabra y Coats, dedicada a la fabricación de hilos para coser y de redes para pescar, fruto de la unión de la Sociedad Anónima Sucesora de Fabra y Portabella con la multinacional escocesa del textil Coats

Fabra i Coats se convirtió en una de las empresas referente para estudiar la industrialización en Cataluña. Estaba formada por cinco fábricas, tres situadas en Barcelona, una en San Vicente de Torelló  (la colonia industrial Borgonyá, conocida como “de los ingleses”) y otra en Manresa. En total unos 2.500 trabajadores.

La vinculación con la empresa se consiguió proporcionando a los trabajadores prestaciones sociales como cobertura sanitaria, pensiones y dotándoles de guardería, pisos, economato, club deportivo y actividades culturales. Al igual que ocurriría con otras empresas catalanas, la crisis económica de los años 70 del siglo XX, supuso el cierre de factorías y empezaron los despidos de trabajadores.

Fabrica i Coats recinto fabril

Edificios que componen el recinto industrial de la Fabra i Coats, Sant Andreu (Barcelona)

La exposición Fabra i Coats hace museo. Objetos, palabras e imágenes organizada por el Museo de Historia de Barcelona (MUHBA) en colaboración con la Asociación de Amigos de la Fabra i Coats nos sitúa “en el punto de encuentro entre el patrimonio cultural mueble e inmueble, la historiografía y las artes en la construcción del legado histórico de la ciudad”.

Fabra i coats recinto exposición

Entrada al espacio Josep Bota, sede de la exposición. Antiguo recinto fabril de la Fabra i Coats

Me gustaría destacar el importante trabajo de recuperación, conservación y difusión del patrimonio histórico realizado en el recinto fabril de Fabra i Coats. Cuando hablamos de recuperación de patrimonio nos encontramos en buena parte de ocasiones con espacios, arquitecturas y elementos que han desaparecido o se encuentran en un lamentable proceso de deterioro. Al cesar la actividad industrial las fábricas entran en un proceso de declive y se acaban perdiendo los elementos distintivos que conformaron su actividad. Se venden las naves y la maquinaria, se tira la documentación, se pierden los objetos. Cuanto mayor es el paso del tiempo más díficil es recuperar el patrimonio. En el caso de la Fabra i Coats, el cierre se produce en 2005, momento en el cual algunos de los trabajadores deciden crear una asociación con el fin de preservar la memoria histórica de la empresa ( “más que nada nosotros lo que quisimos es que esto se recordara como un fábrica, no como unos pisos que hubieran hecho, los pisos de Can Fabra…”).

Contar con la colaboración de la asociación de amigos de Fabra y Coats es una ayuda inestimable porque aporta el testimonio directo y la experiencia de las personas que estuvieron trabajando en la fábrica durante décadas, compartiendo vivencias y en algunos casos, trabajando diferentes generaciones de una familia. Su testimonio nos ayuda a entender la relación entre la ciudad y el mundo del trabajo.

Llama la atención la cantidad de documentación que ha podido ser recuperada, de la cual la exposición presenta una pequeña muestra: 1.200 objetos catalogados, 1.414 cajas de documentación del archivo; más de 2.500 fotografías y más de 14 horas de memoria oral de los antiguos trabajador@s de la fábrica. Y se continua trabajando en el proyecto museístico.

Como ocurre al buscar en la historia de otros recintos fabriles, la cantidad de material gráfico relativo a la construcción de la fábrica, la maquinaria, los productos es siempre mayor que la relativa a los trabajadores y los procesos de producción que éstos realizaban. En ocasiones, una celebración importante, una excursión o un partido del equipo de fútbol consiguen que la cámara esté presente.

Fabra y Coats exposición

Los objetos cotidianos que formaban parte del trabajo en la fábrica se han convertido tras un proceso de recuperación, selección, registro, análisis, descripción y catalogación en patrimonio histórico.

Fabra i coats objetos

Algunos de los productos producidos en la Fabra i Coats.

Con la recuperación del recinto fabril se da un paso más en la conservación y difusión del patrimonio. El conjunto, al igual que sucede con otras fábricas rehabilitadas de Cataluña, tiene ahora un nuevo uso, albergando equipamientos culturales que acogen entidades y diferentes proyectos, siendo uno de los edificios fábrica de creación artística.

Si os interesa el patrimonio Fabra i Coats hace museo. Objetos, palabras e imágenes es una exposición que no os podéis perder. Entrar en el recinto industrial es un viaje a través de la historia de una empresa, ¿os gustaría conocerla?  (prorrogada hasta el 12 de octubre)

Entradas relacionadas:

By | 2017-10-18T20:04:27+00:00 septiembre 18th, 2014|Patrimonio industrial|6 Comments

About the Author:

Soy licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Barcelona. En 1990 inicio mi trayectoria profesional en el sector de la difusión cultural y del patrimonio. Interesada en la historia de empresa combino los estudios de documentación histórica con trabajos de consultoría. He trabajado para Letona-Cacaolat, RACC, Grupo Vichy Catalán. Formé parte de la investigación documental para la publicación Parc Zoològic de Barcelona, cent anys d’història (Edicions 62, Barcelona 1992). Soy coautora de los libros: Font de salut: Història del Vichy Catalán, (Edicions 62, Barcelona 1997); Font d’Or, el agua por naturaleza, (editorial Columna, Barcelona 2000) y Malavella, el agua original, (Viena edicions, Barcelona 2004). Autora de Vichy Catalán 125 años de historia (Viena edicions, Barcelona 2009). Colaboro con el Centre d’Estudis de L’Hospitalet de Llobregat (CELH) en estudios de historia local. Comisaria de la exposición “La INDO de l’Hospitalet: memòria gràfica d’una empresa” una selección de 36 imágenes históricas de la empresa de óptica INDO, que se ha podido visitar en el Centre Cultural Santa Eulàlia de l’Hospitalet, del 12 al 24 de noviembre de 2015, y en la Biblioteca Tecla Sala del 2 de febrero al 24 de marzo de 2016. En 2016 he realizado la investigación histórica de Ernesto Ventós S.A. con la publicación del libro conmemorativo de su centenario. En 2017 he publicado el libro conmemorativo del 50 aniversario de la empresa SANJO y el artículo “La indústria òptica més gran d’Espanya era a l’Hospitalet: història de l’empresa INDO (1943-2007)” en el Quaderns d’Estudi núm 31 del Centre d’Estudis de l’Hospitalet.

6 Comments

  1. Isabel Lerin 22 septiembre, 2014 at 15:26 - Reply

    Hermoso trabajo. Me ha emocionado.
    Sin mirar demasiado atrás, en el tiempo, algunas empresas eran como grandes familias (con todo lo bueno y malo que eso puede significar). De hecho, en algunos casos (el mío propio) el linaje familiar estaba ligado por generaciones a la “fábrica”.
    Muy bonitas las imágenes y el corto con que acompañas esta magnifica composición.

    • Natalia Piernas Gallego 22 septiembre, 2014 at 16:44 - Reply

      Hola Isabel,
      Gracias por tu comentario y por compartir tu experiencia.
      Como muy bien explicas, se crearon grandes familias en torno a la empresa y diferentes generaciones vincularían su trabajo a una misma compañía. El paternalismo ha sido uno de los rasgos distintivos de la relación con los trabajadores en buena parte de las empresas del siglo XIX y XX.
      Me alegro de que te haya gustado el post. Un abrazo.

  2. Manuel 22 septiembre, 2014 at 16:39 - Reply

    La experiencia que explicas de Fabra i Coats aúna la recuperación del patrimonio material con la conservación de otro tipo de patrimonio inmaterial, antropológico: unas vidas ligadas a las fábricas. Varias generaciones vivieron, o malvivieron, al son de las sirenas y a la sombra de las chimeneas. Enhorabuena a los que hacen lo que explicas y a tí por explicarlo.

    • Natalia Piernas Gallego 22 septiembre, 2014 at 16:51 - Reply

      Gracias Manuel por tu comentario. Has resumido de una manera estupenda la intención del post: resaltar el gran trabajo de recuperación del patrimonio material desarrollado en la Fabra i Coats y la gran labor realizada por las personas que han aportado su testimonio directo para recuperar la memoria de la empresa.

  3. Montse 22 septiembre, 2014 at 20:50 - Reply

    Impressionant!
    Desconeixia aquesta fàbrica. Quin treball de recuperació més interessant!
    Gràcies per donar-ho a conèixer, Natàlia. Bon treball!

    • Natalia Piernas Gallego 23 septiembre, 2014 at 11:16 - Reply

      Hola Montse,
      Gracias por tu comentario. Estoy segura de que disfrutarías visitando la exposición. Me alegro de que te haya interesado el post. Un abrazo!

Leave A Comment